Guy Delisle: El Kapuscinski de la novela gráfica.

Publicado: 4 agosto, 2010 en Post Libres
Creo que ya he reivindicado aquí en más de una ocasión el importante papel de los comics como parte fundamental de la literatura y, especialmente, como primer paso para acercarse a los libros. Por ello, suelo dedicar siempre un post a los comics o a los autores que, realmente, merecen la pena. Guy Delisle es, sin duda, uno de ellos.
Delisle, nació en Quebec en 1966. Durante años trabajó para diferenetes estudios de animación, viajando por todo el mundo por motivos laborales, especialmente desde que las productoras decidieron que la mejor manera para ahorrar costes era trasladar la mayor parte de la producción al extranjero. En torno a estas viviencias se desarrolla algunas de sus obras más conocidas: Shenzen, Pyongyang y Crónicas Birmanas, a las que dedicaré la mayor parte de este post.
Durante su estancia en dichos países Delisle tuvo la genial idea de convertir sus vivencias diarias en viñetas, produciendo sin saberlo algunos de los mejores documentos sobre la vida en dichos países. Olvidémonos de los reportajes periodísticos: lo que aquí encontramos es la vida común, el día a día de los habitantes de estas urbes y las peculiaridads que éstas y sus contextos políticos, sociales y culturales tiene para un occidental.
Personalmente considero Cronicas Birmanas como el mejor trabajo de Delisle, aunque puedo asegurar sin miedo a fallar que nadie que adquiera cualquier de las otras obras se sentira decepcionado. La mayoría de los críticos alaban Pyongyang, quizá por tratarse del más desconocido de los países y el que tiene algunas de las situaciones más surrealistas. No obstante, Crónicas Birmanas tiene un acabado mejor, un formato más cómodo para leer y se centra en otros aspectos de la vida en un país extranjero. No sólo en las andanzas culturales del autor, sino relaciones, viajes y demás. Sin olvidar la aplicación de nuevos formatos de narración y la aparición de personajes nuevos (su hijo es una pieza buenísima…) que enriquecen la historia. La mirada incisiva del autor consigue que, a través de un velo de finísimo humor, seamos partícipes de sus experiencias, algunas de las cuáles son simplemente memorables.
Una de las bazas que siempre he defendido en los comics es que lo importante es un buen guión y una buena calidad en la narración. El dibujo no es tan importante como otros podrían pensar, más allá de que resule atractivo y fluido. Los dibujos de Delisle son el paradigma de este concepto: simples, sencillos, fluidos y, por encima de todo, simpáticos. Pero es la facilidad del autor para guiarnos a través de la página lo difícil de conseguir y queda aún más patente en aquellos capítulos en los que, directamente, prescinde de palabras. Eso es ser un nbuen narrador.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s