Adeu Barcelona. Gràcies per tot.

Publicado: 7 septiembre, 2010 en Artículos, Post Libres
Etiquetas:, ,

Hasta aquí llegamos. Terminó mi andadura catalana. Desde ayer por la tarde mi domicilio vuelve a ser la casa de mis queridos padres en Majadahonda (Madrid).

Sólo ha pasado un día y ya siento morriña de Barna. Fui allí detrás de una chica increíble, con la ilusión de dejar aquí un trabajo de mierda y la esperanza de aprender los suficiente como para optar al oficio que me gusta en el futuro. Dios dirá si lo conseguiré o saldré escaldado, pero lo cierto es que ha sido un año increíble  que nadie me puede quitar ya y que tardaré mucho tiempo en olvidar.

Soy madrileño, es algo que no podré cambiar y por ello mi ciudad siempre tendrá un sentimiento especial para mí. Sin embargo no puedo evitar tener la certeza de que Barcelona es una ciudad mejor en casi todos los aspectos que, al menos a mí, me interesan: Más cosmopolita, más limpia, más segura, más cómoda y, en definitiva, con mejor calidad de vida. La belleza de sus edificios y el ambiente de sus calles no los he encontrado aquí y aunque joyas como el Paseo del Prado y el museo del mismo nombre no están, Lo compensa con la mezacla abigarrada de folclore regional y moderna agenda cultural que aflora por todas partes.

Por otra parte, la experiencia no hubiera resultado de la misma  manera de no haber intervenido las personas que he conocido. Decenas de amigos con los que espero seguir manteniendo relación a lo largo de los años, porque aunque sólo hemos pasado juntos uno, la experiencia ha sido fantástica y la amistad (al menos por mi parte) duradera. Nada hubiera sido igual sin la gente con la que he compartido mi tiempo durante todos estos meses y sé que les echaré de menos más de lo que estoy dispuesto a reconocer. Y es que ayer, mientras conducía por la diagonal en dirección a la AP-2, no dejaba de recordar las risas que compartimos, los proyectos que sacamos adelante y las conversaciones que tuvimos. Quizá una de las cosas que más me entristecen es que en algunos casos no alcancé a mantener una relación más estrecha, sintiendo esa desazón que caracteriza al que cree que se dejó algo bueno por probar.

Ahora toca adaptarse de nuevo. Tras una agotadora mudanza que va a arrollar el poco espacio libre que quedaba en mi habitación, tocará buscar trabajo, recuperar viejas amistades y renovar lazos familiares. Es curioso, pero ayer cuando tomaba una cerveza con mis amigos tuve la sensación de haber retrocedido en el tiempo, lo que me produjo uno sensación agridulce. Echaba de menos su amistad y sus conversaciones, pero me dí cuenta de que cambiaba mi rutina de Barcelona por la antigua rutina de Majadahonda, porque los recuerdos pueden ser agradables, pero no reutilizables. Es la maldición de la experiencia, que es muy perra y no alumbra si no es quemando.

Trataré de empezar de cero y de encontrar nuevos retos. Quién sabe, puede que hasta merezca tanto la pena como mi último año. Mientras tanto…que me quiten lo bailao.

Deu.

Anuncios
comentarios
  1. nando dice:

    Sabes como he llegado aquí? buscando algo para leer porque no tenía trabajo en la tele…y coño, me encuentro esto…

    Hablas de nostalgia y recuerdos, buff, ahora hace un año ni nos conocíamos y te encuentras un año después en un sitio donde ni te imaginabas y con 30 personas – y pico – más que ya son mucho mas que conocidos.

    Hay un punto más que me ha encantado, el de las personas que hubieras querido conocer mas. La cosa ha ido como ha ido pero creo que nos faltó mucho que hablar pese a los últimos tour de force. Creo que te debo una charlita y una explicación que te gustará oír y a mi decirte.

    Nada mas, un abrazo tío, que sepas que te fuiste pero dejaste mella aqui! Siempre serás Jaume tío!

    Un saludo desde Barna!
    Nando

  2. Dí que sí señor. En cuanto pueda subo para allá y nos tomamos unas cervezas, que todavía quedan muchas historias que contar! Un fuerte abrazo y cuida de todo la tropa ok? Nos vemos!

  3. Marc dice:

    Adéu Jaume, gràcies per tot a tu també, ens veiem aviat!

  4. Marichu dice:

    Jaume, no pude llorar más porque tengo una reputación que cuidar. Eres un tipo “cojjjonudo” y estos meses que me quedan en Barcelona no van a ser lo mismo sin ti. Gracias por todos los buenos momentos que pasamos, por todo lo que me hiciste reír. Nos seguiremos hablando décadas y ya nos encontraremos en algún lugar del mundo. Sabes que eres bienvenido en Bogotá, aunque tienes que saber que no te vamos a planchar las medias.

    Se te quiere, Jaume (manitos de ternura).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s