Kurdt.

Publicado: 27 septiembre, 2010 en Artículos, Música, Post Libres
Etiquetas:, , ,

Por alguna razón estos días he estado escuchando mucho de Nirvana y la historia de la muerte de Kurt Cobain ha vuelto a rondarme por la cabeza. Y es que la banda del difunto cantante se cuenta entre una de mis favoritas junto a The Doors, Metallica, Ramones y Millencolin.

Hace unos años leí Heavier than heaven, biografía escrita por Charles R. Cross acerca de la vida de la leyenda del grunge. Anteriormente había leído artículos acerca de su muerte, visto documentales en los que se especulaba con su asesinato y Dios sabe cuántas teorías sobre la misma. Lo cierto es que la cantidad de puntos de vista hacia difícil formarse una perspectiva de la personalidad del hombre y la verdad es que creo que la obra de Cross es la que mejor consigue responder a esa cuestión. Incluso más que los propios diarios de Kurt (los que escribimos, o hemos escrito, diarios sabemos que mcuhas veces lo que plasmamos en las páginas no es toda la verdad).

Con permiso de Jim Morrison, Kurt Cobain siempre me ha parecido uan de las figuras más fascinantes de la historia del rock n´roll. Su vida, muy alejada de las fiestas contínuas y el desenfreno que rodean a otros artistas del gremio, aparece como el paradigma de la tristeza y de la soledad. Y así se muestra en la obra. Una existencia vacía que inevitablemente tenía que  acabar tal y como terminó.

En los últimos años pocas bandas han tenido la influencia de Nirvana. Desde finales de los ochenta, redireccionaron la escena del punk rock, creando una estela -el grunge- que no tardaría en ser imitada por algunos de sus vecinos, algunos de ellos con nombres tan importantes como Soundgarden, Alice in chains o Pearl Jam. Consiguieron un éxito sin precedentes con el lanzamiento de su segundo álbum, Nevermind, dándole el espaldarazo definitivo al rock, colocándoles como la banda más famosa del mundo y dándole al pop la patada en el culo que llevaba merciéndose desde hacía décadas. La aportación de Nirvana supo definirla perfectamente su batería, Dave Grohl (fundador a su vez, entre otras bandas, de Foo Fighter, Probot y Them Crocked Vultures): “Tuvimos la suerte de estar en el momento justo en el lugar oportuno” .

La mayoría de artículos y textos sobre la vida y la muerte de Kurt Cobain hacen hincapié en que el principal motivo de su suicidio fue su incapacidad para aceptar la fama. No lo voy a discutir. Sin embargo, muchos de esos escrtios parecen olvidar que Kurt nunca fue una persona feliz, ni alegre. Ni siquiera tenía esperanza o ambición por alcanzar algo. El carácter depresivo y la melancolía iban asociados a su personalidad desde su infancia, y las referencias al suicidio se muestran en una gran cantidad de sus escritos y conversaciones. Todas las informaciones sugieren que desde el divorcio de sus padres, cuando contaba unos pocos años de edad, se convirtió en una joven tremendamente inseguro, miedoso de todo lo que le rodeaba y carente de cualquier interés vital por todo aquello que no fuera su música. La viva imagen de la acedia.

Las páginas finales de Heavier than heaven son algunas de las más tristes que he leído en un libro de este tipo, puesto que muestran a un hombre completamente destruido, con la heroína como único consuelo para escapar de la tristeza. Un hombre que, por otra parte, parecía tener todo lo necesario para ser, al menos, mínimamente feliz: una mujer que amaba, una hija pequeña, amigos, éxito y una carrera totalmente consolidada.

Las mismas conclusiones puden sacarse de sus diarios, publicados hace unos años. En ellos Kurt divaga entre distintos temas, que van desde su música a su faceta como padre, pasando por sus problemas con las drogas, el divorcio de sus progenitores o el terrorismo. Incluso la caligrafía de estas páginas muestran a un ser grotescamente infeliz.

No sé porque he vuelto a pensar en Kurt y en la historia de Nirvana, pero sigue tan fresca como siempre. Casi parece un guión escrito de antemano: la historia de un joven tímido y deprimido que asciende meteóricamente desde la escena underground hasta convertirse en el icono de una generación. Arrollado por una fama para la que no estaba preparado y superado por todas y cada una de las facetas de su vida. Si lo piensas bien se trata de un final casi anunciado. Uniéndo las circunstancias que le rodeaban con su personalidad a no parece raro lo que ocurrió.

Tenía que terminar con una escopeta en la boca.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s