WHEN YOU ARE STRANGE. A FILM ABOUT THE DOORS.

Publicado: 14 diciembre, 2010 en Artículos, Música, Post Libres
Etiquetas:, , , , , , ,

Hacía muchos meses que esperaba impaciente para ver el documental de Tom Dicilio: When you are strange, en el que el director relata la historia de la mítica banda estadounidense The Doors y la trayectoría de su líder y cantante James Douglas Morrison. Lamentablemente, tengo que decir que el resultado no ha sido todo lo satisfactorio que esperaba.

Durante aproximadamente una hora y media, la voz del gran Johnny Depp narra la historia de una de las bandas más grandes de la historia del Rock´n Roll, pero se deja en el tintero muchísimos momentos memorables e importantes datos de contexto para comprender la historia en su totalidad.

La información acerca de los primeros años de la vida, tanto de Morrison como del resto de los integrantes de la banda, es prácticamente nula. Se pierden viajes, amistades y referencias que fueron las que convirtieron a Jim Morrison, Ray Manzarek, Robbie Krieger y John Densmore en las estrellas del rock que aún hoy, y por derecho propio, son. Echamos en falta conocer cuál era la situación de Jim antes y durante la UCLA, qué posturas y formas de ver la vida tenía cada uno , y en general,  una información más completa acerca de esos años. Sin olvidar que cae en errores importantes como el hecho de que Jim cortó ya en sus años universitarios casi toda relación con su familia.

En ese tintero también se olvidan los primeros pasos de la banda, que constituyen, probablemente, su período más intenso y fructífero, en el que se ganaron la fama y parieron algunos de sus temas más grandes. Años después, Jim recordaba esa época como una de las más felices de su vida, cuando tocaban noche tras noche en los mismos locales y muchas de sus canciones crecían y se perfeccionaban a partir de la improvisación y la interactuación con el público. Probablemente dichos años fueron los que sentaron las bases de lo que terminarían siendo los Doors y en el film pasan por éllos de puntillas, con la consiguiente pérdida que implica para el espectador.

Otras muchas imprecisiones afloran a lo largo del documental. Se habla del problema de Jim con la bebida, pero se presenta como algo que ocurrió en la grabación de The Soft parade cuando prácticamente desde los 23 ó 24 años el Rey Lagarto ya era un bebedor compulsivo que hacía uso y abuso de todo tipo de drogas. Muchas biografías de la banda hablan de juergas memorables y escándalos tremendos durante las grabaciones de The Doors y Strange Days, pero ninguna de éstas aparece. Se ofrece al público una imagen descafeinada de la banda al no mencionar los sucesos que hicieron que su líder tocara fondo.

Tampoco se entiende que se pase tan a la ligera por encima de Pamela Courson -novia de Jim-, quién fue no sólo una constante en la vida del cantante, sino también quién motivó y más influyó en las relaciones del mismo con el resto de integrantes del grupo: Las presiones para que Jim dejara los Doors para convertirse en poeta, las infidelidades de uno y otro, las posteriores rupturas y reconciliaciónes, las peleas salvajes por sus respectivas adicciones a las drogas, etc, son temas que apenas llega a conocer el espectador. Un ejemplo: en la película se dice que a principios de 1970 Pamela regentaba una tienda de ropa, sin explicar que la misma fue un regalo de Jim, que se abrió cuando los Doors empezaron a hacerse famosos unos cuanto años atrás y que todo el dinero para hacerla rentable salió del bolsillo de Morrison (y ni por esas).

¿Dónde están las historias de Jean de Breteuil, exnovio de Pamela y  camello de heroína de muchas de las estrellas de la época? ¿Dónde está la relación de Jim con Nico y Andy Warhol? ¿Dónde está el dúo con Van Morrison o la supuesta pelea con Jimi Hendrix? No todas aparecen en la película, y cuando lo hacen, están mal contadas (como la anécdota con Janis Joplin en la que se equivocan respecto quién tenía la cabeza entre las piernas de quién) y pasando muy por encima. Pamela Courson es una pieza demasiado importante como para dejarla de lado en un largometraje que quiera contar qué eran los Doors.

Para el final quiero destacar que también me ha dejado frío el relato acerca del fin de la banda y la muerte de Jim. Se tratan algunos de los escándalos en el escenario, pero se dejan fuera cientos de ellos. Es cierto que sí están los más importantes, pero reducir el último concierto a que “Jim se sentó y dejó de cantar”… pues vaya. Con la patada de Densmore o las astillas volando por los aires mientras Jim destrozaba el suelo del escenario con el soporte del micrófono ese fragmento hubiera cobrado mucha más importancia y hubiera transmitido mejor al público hasta qué punto la fama había apagado la llama que había llevado a los Doors a lo más alto.

Es esta falta de detalles, esa ausencia de momentos y situaciones concretas, las que han hecho de When you are strange una película del montón. No porque no aporte nada nuevo, sino sencillamente, porque ni siquiera aporta todo aquello que ya se sabía. Quizá hubiera sido mejor enfocar la historia desde otro punto de vista, o tal vez haber usado entrevistas a terceras personas. Pero no ha sido así. El documental no es malo -de hecho, comparado con la película de Oliver Stone es una maravilla-, pero no parece que detrás de él esté la pasión que un proyecto así necesita. Más bien, parece una manera de aprovechar el tirón que ha día de hoy la banda aún tiene, rellenándolo todo con algunas imágenes -pocas- inéditas.

La importancia de los Doors dentro de la historia del Rock´n Roll, lo mismo que la influencia de Jim Morrison, es incontestable. Y aunque siempre es difícil concentrar en una película toda la información que una historia así puede llegar a tener, es posible que una hora más de metraje hubiera dado como resultado un producto final a la altura de un grupo que, durante años, fue la banda más grande de EE.UU y una de las más grandes del mundo junto a los Beatles y los Rolling Stones.

Una pena. Por mi parte, me quedo con la increíble biografía de Stephen Davies: Jim Morrison: Vida, muerte y leyenda. Ahí sí está todo.

PD: Más de uno me ha comentado que la película habla de la historia de los Doors, no de Jim Morrison y de ahí que mis críticas no sean tales…admitámoslo: Jim Morrison ERA los Doors. Sin él la banda y su historia no tiene ningún sentido.

Anuncios
comentarios
  1. rober dice:

    si es cierto lo que dices, vaya fiasco de pelicula, parece que han obviado todo lo importante…

    Yo creo que Manzarek siempre le ha tenido envidia, y muchas de esas ausencias probablemente las haya cribado él.

  2. Personalmente fue un palo porque llevaba mucho tiempo esperando para ver la película.
    No sé si será envidia, pero no me extrañaría, porque es razonable, que el resto de miembros trataran de que la historia se centrara en la banda y no en su líder. A nadie le gusta ser la comparsa…
    Quizá con entrevistas y testimonios de ellos o Bruce Botnick y Jack Holzman hubiera ganado en profundidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s