Bendita tolerancia…

Publicado: 25 agosto, 2011 en Post Libres
Etiquetas:, , , , , ,

No soy precisamente el mayor fan del Papa y de la iglesia católica. Creo sinceramente que la religión a lo largo de los siglos no ha sido más que una excusa que han buscado las civilizaciones para explicar aquello que no tenía explicación y que ha usado la mayoría de sus normas y principios para controlar al resto de la masa y hacerla obedecer unas reglas que les convenían a unos pocos. Sin olvidar que durante siglos las religiones han transgredido una y otra vez sus propios preceptos y sus integrantes han demostrado que quedan tan lejos del ideal de moralidad y honradez que debe tener un ser humano como cualquier otro colectivo del planeta. Vamos, que no fui yo uno de los que acudieron raudos al encuentro de Benedicto XVI en Madrid.

Ahora bien. Entre no estar de acuerdo con una idea y lo que ha ocurrido estos días en mi ciudad media un abismo. Y lo que se ha visto en diversos videos de internet en los que los denominados “laicos” insultaban y humillaban a los jóvenes que acudieron a la concentración del JMJ tiene un nombre: Cobardía.

Hay que ser muy  desgraciado para juntarse mil personas en un lugar y rodear, insultar y acojonar a críos de 16 años. Y me da exactamente igual que se usen justificaciones vanas para defender ese comportamiento. El que se integra en una turba de ese tipo, defienda la ideología que defienda, y se enorgullece de humillar a alguien más débil arropado por una masa igual de descerebrada es un puto mierda. Un cobarde. Un hijo de puta. Puede pintarlo de la manera que quiera y legitimar sus actos con las teorías más absurdas, pero la verdad es ésa.

Me parece perfectamente correcto que se critique a la iglesia católica. Estoy de acuerdo en muchas de las recriminaciones que se hacen a las altas esferas de la misma o que se niege cualquier tipo de apoyo a una institución que, desde hace siglos, se ha demostrado como profundamente retrógrada y anacrónica, frenando en muchas ocasiones el desarrollo científico o social sin otra justificación que la “fe” (que no es otra cosa que creer “porque sí”, cosa que no tiene ningún sentido). Pero resulta que la situación que se ha visto nada tiene que ver con esto. Ni tampoco con las cargas policiales a los “laicos”. Esto tiene que ver, ni más ni menos, con el nivel de valentía y coherencia de cada uno y, una vez más, se demuestra que los que se definen a si mismos como “el pueblo” son igual de intolerantes o más que aquellos a quienes critican. Una panda de llorones que se autodefinen como ejemplo de moralidad y conciencia y no hacen sino demostrar, continuamente, que son una vergüenza y que no merecen ni apoyo, ni respeto, ni legitimidad.

He dicho varias veces aquí que no soy de derechas puesto que mis opiniones distan bastante de lo que defienden dichas ideologías. Pero hay una cosa que le reconozco: tienen la fama que merecen. La izquierda, sin embargo, sigue ensalzando las banderas de la tolerancia, de la libertad, del progreso y de la paz. Y después de haber demostrado una y mil veces a lo largo de la historia que todo eso es mentira, la gente sigue creyéndolo. Sigue pensando que ellos son “los buenos”. Sigue pensando que ahí radica la moralidad. Y no puedo comprenderlo. No hay nada más renocoroso, más intolerante, más fanático y más falso que la izquierda, salvo la derecha. Pero como digo, a esta última ya la tenemos calada. Ahora nos queda abrir los ojos ante la otra vertiente…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s