VIELEN DANK BERLIN

Publicado: 2 marzo, 2012 en Post Libres
Etiquetas:, , , ,

Son las 10:00 del 1 de Marzo de 2012.

Estoy parado en la puerta de casa cuando el taxi para junto a la acera en el número 50 de Segitzdamm. El taxista, más bien parco en palabras (como suele ocurrir en este país por otra parte), me echa una mano con el macuto y me dedica, sin mucho aprecio, un breve saludo de rigor. Un profesional.

Subo al taxi,  me acomodo en el asiento trasero y le indico mi destino: “Flughafen Tegel”. El tipo asiente con  una frase que no entiendo y arranca. Para él es sólo una carrera más, una de las decenas que lleva a lo largo del día. Para mí es diferente. Es el punto final a una proyecto que comencé hace un año sin saber muy bien qué podía esperar.

Un minuto después mi mirada está clavada en la ventanilla. Trato de recoger hasta el último detalle de esta ciudad durante mis últimos minutos en ella. Su paisaje, su gente, sus tiendas, su olor…Ante mis ojos desfilan sus aceras desvencijadas y sus parques descuidados, junto a heterogéneos edificios que van desde lo más feo y simple a lo más moderno y lujoso. Miro, mientras avanzamos, sus barrios siempre cambiantes, sus canales y avenidas, obligándome a guardar en mi cabeza los detalles de los monumentos que relatan su abrupta historia y que para mí quiero retener. Y mientras observo todo esto, mi cabeza se llena de recuerdos, de escenas e historias de todos los días que he pasado aquí. Y me doy cuenta de que, por primera vez, siento que estoy en casa. Tiene cojones.

Ha sido una buena expriencia, me digo. El cambio de aires que necesitaba cuando me planteé por primera vez la idea que acabaría por poner mis pies aquí. Una manera de ponerme a prueba, de conocer mis propios límites, de ver hasta qué punto podía llegar partiendo completamente de cero. Con épocas mejores y peores pero aprendiendo siempre -incluso cuando no me interesaba- cosas a las que jamás hubiera llegado de otro modo. Es lo bueno de la experiencia, que siempre aporta algo. Incluso cuando creemos que la hemos cagado en nuestra elección.

Al contrario de lo que dicen, no vine aquí “con la maleta cargada de sueños en busca de un futuro mejor”, ni dejando atrás “esperanzas rotas de frustradas expectativas”. Llegué, como la mayoría, por probar. Quería conocer qué se sienta al vivir en el extranjero. Aprender algo de un nuevo idioma y ver, de cerca, otra cultura, otra gente, otra forma de vivir. No tenía mucho más en mente. “Nada hay imprevisto para quien nada ha previsto” decía Paul Valéry, y de la mano de esa idea traté de mantener mis expectativas. Después de 336 días…creo que he cumplido. Probablemente podría haber aprovechado más mi tiempo -sin duda-, del mismo modo que podría haberlo desperdiciado. Tanto da. Me llevo la maleta llena  lo que quería: Un puñado de buenos recuerdos y un sin fin de notas a pie de página que me serán de apoyo y guía durante el resto de mis días. Pero sobretodo, un gran número de buenos amigos que espero sean para toda la vida si dios, el destino, el azar, o lo que coño sea que hay ahí afuera no se encargan de remediarlo.

Y eso es lo que importa, concluyo. Más allá de esperanzas, trabajos, museos, discotecas o  grandes monumentos, lo que verdaderamente echaré de menos serán las personas que aquí he tenido la suerte de conocer. Las charlas con vosotros en el Café Kotti y en Luzia; las copas en el BARato y el KPTN Müller; los paseos por Warschauerstrasse, Kottbusserdamm y Alexanderplatz; las cervezas en Gorlitzer y Mauerpark; las cenas en el Burgermeister; las risas, los abrazos y los bailes en Müggelstr. y Segitzdamm. Vuestras caras cuando os contaba mis estúpidas ideas y las miradas cómplices al sabernos extranjeros en territorio (medianamente) hostil. Por suerte las que ya tuvimos nadie me las puede quitar, así que eso que llevo ganado.

Ha sido un placer conoceros a todos, disfrutar de vuestra compañía y compartido vuestro tiempo. Sé que mi sitio no está aquí -al menos por ahora- y que en muchos casos tardaremos en volver a vernos, pero eso no cambia nada: Os echaré de menos. Más de lo que estoy dispuesto a reconocer. Recordad que tenéis un amigo en la capital de esta curtida, ingrata, inculta y maravillosa tierra que es España. No lo olvidéis.

El taxi se detiene. Pago la carrera, cojo mi macuto y enciendo un cigarrillo mientras observo por última vez la ciudad de Berlín.

Y sonrío.

Quizá esto no es un punto y final. Quizá sólo es un punto y seguido.

Bis bald.

PD: Este post va dedicado a todas aquellas personas que he conocido durante este último año, pero concretamente, a tres: A las señoritas Yolanda Olivera e Iria Traba, que desde el primer día me echaron todas las manos que tenían para que mi día a día fuera lo más cómodo y menos traumático posible, sin protestar ni una sola vez por las molestias que para ellas supusieran mis andanzas por la capital germana. Y como no, a Borja: Compañero, amigo, mentor y confidente con el que he compartido prácticamente todas y cada una de la aventuras que esta experiencia me ha reportado. Ahora y más que nunca, mi hermano.

Un abrazo fuerte. Cuidaros mucho.

Anuncios
comentarios
  1. Borja dice:

    Me quedo con: “Nada hay imprevisto para quien nada ha previsto” y “Más de lo que estoy dispuesto a reconocer.”

    Contaminate de alegrias Jimmy, mi mejor abrazo.
    Pronto habrá respuesta.

    BOR.

  2. Yo también me quedo con la frase “Nada hay imprevisto para quien nada ha previsto”.
    Gracias por la dedicatoria y por dejarme compartir de esos momentos contigo.

    Un beso enorme.

    Yolanda T.Olivera

  3. diego dice:

    muy buena yimi.la frase con tu permiso la hago mia.sabes de sobra ke por galicia si tu quieres nunca caminaras solo.un abrazo madrileño y suerte en tu proxima parada.

  4. iria dice:

    Jaime, ha sido un verdadero placer… estoy en el curro y no me puedo permitir la lagrimita, pero este post me ha conmovido. Te deseo todo lo mejor en el madrid de tus amores. Sabes que en Berlín siempre tendrás tu segunda casa. Y tus hamburguesas del Burgermeister, y tus cacas de perro en la calle, y tus calzoncillos largos, y tus spätis, y tus croquetas del Manuela, y tus, y tus, y tus.

    Bico riquinho!

    Iria.

  5. Jose Lorenzo dice:

    Un resoplido y fuerte, es lo primero que ha venido nada más acabar de leer.

    Te conozco desde hace poco, y tampoco hemos coincidido muchas veces, pero las que lo hemos hecho se nota a veces cierto tipo de sensaciones y la mía hacia ti es que muy mal se te tienen que dar las cosas para que al final no acabes bien.

    Un placer tío.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s