BYE, BYE RENOIR

Publicado: 18 abril, 2013 en cine, Post Libres
Etiquetas:, , ,

Veo en las redes sociales, en las noticias y en los foros que la gente llora por el cierre de Alta Films y de numerosas salas de cines Renoir en España. A mí también me da pena. He pasado algunos de los mejores momentos de mi infancia y juventud en esos cines. En Madrid, en Barcelona, en los cines del Zoco de Majadahonda, donde he pasado buena parte del ocio de mi vida. Quiero decir que no soy uno de esos que va al cine una vez al año y no ve más películas que las que dan en la tele.

Ahora bien, no entiendo tanto drama. ¿Quién pensaba que esto no iba a ocurrir? Llevamos años y años descargando películas piratas, copiando archivos y accediendo a nuevos modelos de negocio a la hora de ver películas, escuchar música y qué se yo qué más. Ahora la gente se extraña de que los cines quiebren, el DVD esté muerto y ya no se vendan discos…venga hombre. Que veníamos sabiendo esto desde hace una década. El que tenga ojos y no haya querido ver ahora no puede fingir sorpresa.

También se habla de la subida del IVA, de la culpa de los gobiernos, de la falta de ayudas. Bueno, puede que no ayuden, pero las cosas como son: Ningún negocio, empresa o similar puede esperar que su esperanza sean las ayudas estatales o el apoyo de una cadena pública. No puede. Un negocio tiene que generar dinero, y si no lo hace, debe desaparecer. Me da igual que sea pequeño, mediano o grande, que ofrezca un producto originalísimo y un servicio excepcional. No es competitivo, no es viable y no hay más historia. Si nadie va a las salas de cine para que éstas sean rentables no hay más culpables que nosotros mismos. No es la competencia, ni la falta de ayudas. La gente ya no va al cine, es un mercado obsoleto y tendrá que dejar sitio a las nuevas ideas.

No soy contrario al cine. Disfruto como un enano yendo con mis amigos o mi pareja a una sala a ver una buena peli (en realidad disfruto hasta cuando veo una mierda. Será aquello del ritual y la experiencia soacial, qué se yo). Y si le añadimos el gigantesco cubo de palomitas y el litro de cocacola creo que hay pocas experiencias más parecidas al cielo. Pero no voy a llorar su pérdida. Las cosas cambian, nos guste o no. Lo tiempos no son los mismos, ni la manera de enfocarlos. Y pensar que algo tiene que sobrevivir porque nos gusta, que es lícito que un mercado se soporte por pura caridad, es un error.

Si el día de mañana se editan menos libros porque ya no es rentable ser novelista, o los videojuegos acaban costando el sueldo de un mes, no digamos que es una vergüenza: Esto lo hemos hecho nosotros solitos. Día a día. Finde a finde. eMule a eMule. Y lo demás es filfa.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.