Posts etiquetados ‘louie ck’

louie 1

Si hay un género de moda hoy en el mundo del humor, ése es el del monólogo. Desde los tiempos de Jerry Seinfield, los monólogos han cruzado fronteras, convirtiéndose en un referente dentro del humor y acaparando actuaciones en restaurantes, bares, teatros y finalmente, la TV. En algunos casos, alcanzando cotas difícilmente superables.

Entre los cientos de buenos cómicos que destacan en todo el mundo (quizá “miles” sea aún más apropiado), hay uno que ha caído recientemente en mis manos, pese a llevar ya muchos años en lo más alto del mundillo.: Louie C.K. Probablemente entre los 5 cómicos más famosos a día de hoy en EE.UU. Por no decir, directamente, el número 1.

Vayamos al grano: ¿Te ríes con C.K.? Sí. Mucho. Una barbaridad. Pero ésa no es la única razón de su éxito, puesto que, en mayor o menor medida, uno se ríe con cualquier cómico medianamente bueno. ¿Qué le hace especial? Que se pasa 3 pueblos. Simple y llanamente. Louie hace que te avergüences de reírte de sus chistes. Ahí está, creo yo, la clave de su éxito: Uno no puede creerse algunas de las barbaridades que salen de su boca.

luie ck 2

En un mundo en el que -por mucho que se empeñen algunos en ocultarlo- la crueldad y la dureza son la norma, el humor es necesario. Quiero decir con esto que el humor negro es el más necesario de todos. Cuando la realidad supera la mayoría de nuestras pesadillas es cuando más necesitamos reírnos. De todo y de todos, porque, en el caso contrario, la misma nos supera. Esa creencia parece ser la base del éxito de Louie, puesto que, de lo contrario, uno no puede entenderlo: Es uno de los cómicos mejor valorados del mundo, gana 100.000$ por bolo, y consiguió un millón de descargas de sus shows a través de su propia web (A 5$ y sin más publicidad que las redes sociales y el boca a boca). Es el nuevo rey del stand up porque su mensaje políticamente incorrecto y sus bromas hirientes ponen una sonrisa a algunos de los problemas que más nos hacen sufrir. Y las penas, con risa, son menos.

Chistes racistas, parafilias sexuales, y la cruda realidad de ser un padre divorciado cercano a los 50, son los caballos de batalla de los shows de este yankee/mexicano pelirrojo. Todos ellos temas sacados de su propia vida y mirados desde el punto de vista más ofensivo que uno pueda imaginar. Y el resultado es, repito, brillante. Pocas veces uno puede llegar a reírse tanto a solas.

Obviamente no todos compartirán esta clase de humor, pero bueno, siempre habrá excepciones. La crítica dice de él que es un genio, y yo me sumo a esa opinión. Y si a eso le añadimos que cada año crea un show nuevo con material completamente original…¿Qué más podemos decir? Un grande.

Que lo disfruten.

Anuncios